"El mar es el último refugio que me resta" A.Pérez-Reverte

03 agosto 2008

"Os grouchos"

Manuel Rivas presentó su libro nuevo en Santa Comba el 23 de junio, allí reivindicó los "espacios de libertad" que según él los gallegos se han ganado a pulso para poder expresarse libremente.
Según dijo, "yo no reivindico el tópico de si los gallegos bajamos o subimos, pues ese tópico es desmentido por la propia realidad, pero hoy los gallegos estamos muy agusto con los espacios de libertad".
En este sentido, Rivas precisó que hoy "el horizonte es mucho más amplio de lo que fue", y agregó que es precisamente la libertad de expresión la que permite a los gallegos desarrollar su ironía.
Como él mismo dijo, el resultado de "Os Grouchos" "es un libro que muerde contra la estupidez y que abre los candados con la llave del humor".
Así, indicó que "no hay humor sin crítica" y señaló que este "es parte de las herramientas del periodista, que tiene que ser rebelde siempre".
Es ese "permiso" para expresarse lo que a Manuel Rivas le da alas para, a veces, decir "cosas inconvenientes" en este libro, como el mismo reconoció.
A juicio de Rivas, el "mapa de opinión" que se da en Galicia "es hoy más rico que en ningún momento".
"Estamos viviendo una nueva etapa en la que las expresiones culturales y periodísticas de la gente van generalmente por delante de lo que dicen las estructuras (instituciones)", señaló.
Manuel Rivas comparó la posibilidad de contar con un espacio de opinión en el diario El País con la "leira (terreno)" donde el campesino gallego tradicional cultiva y ofrece finalmente los frutos que cosecha.
El autor señaló que su última obra evoca, en resumen, a una "odisea librepensadora" que se traduce en un urdido de literatura y heterodoxia; "una denuncia contra los viejos y nuevos muros del silencio, pero también un viaje en busca de las chispas de la esperanza", que tiene a Galicia como punto de partida.

No hay comentarios: